El encuentro








Bacchus and Ariadne, Antoine Jean Gros, 1821

Ariadna, deja que Teseo se vaya. Se llenó la boca del hilo que tú misma le dabas.
Y eso, amiga mía, ¡es trampa!
Ahora es momento de vino y bacanales
Baco llegó mientras dormías. De laberintos y aventuras estabas cansada.
Ahora, déjate secar las lágrimas,
déjate mirar como si fueras magia...

1 comentario:

  1. Ya sabes que también cuando tú me miras soy magia :*********

    ResponderEliminar