Tontas

Sabed que:
Ni el amor.
Ni el sexo.
Ni el cariño.
Ni la maternidad.
Ni el miedo a quedarse sola.
Ni las ganas de compartir la vida.
Ni el querer formar parte del estúpido patriarcado.
Nada de eso, ni cualquier otra cosa, vale el precio que pagamos.
Porque nosotras, por conseguir lo que buscamos, somos capaces de entregar cualquier cosa a cambio y de buen grado. Nuestro espacio, nuestra integridad, nuestra libertad, nuestros sueños, nuestra propia familia, nuestras ideas, nuestro tiempo, nuestras costumbres, nuestros gustos, NOSOTRAS MISMAS ¡e incluso todo a la vez!
Y ellos, amigas mías, no se venden. NUNCA.
Y bien que hacen.

*perdón por generalizar, no lo volveré a hacer.. Rezaré tres avemarías y me pondré de cara a la pared. Ahora, no dejaré de creerlo. Como tampoco pienso volver a pagar por algo que tendría que ser gratis para todos. Punto.

Me suena...

"Tantas ganas de sobrevivir implicaban una gran exigencia de la vida. Esperé mucho de ella, consciente, a cada paso, de lo que estuve a punto de perder. No había medias tintas, tenía que ser todo o nada. De la vida, del amor, tuve una sed inagotable."
Rauda  Jamis.  Frida Kahlo

5 cosas que aprendí (de momento) de vivir sola

1. Todas tus atenciones te las dedicas a ti, osea que estás cuidada mejor que nunca y te sientes muy agradecida contigo misma.
2.  Haces planes que seguro no se van a anular.
3. Lees más, escribes más, cocinas más, tejes más, duermes más, ... Ahora, follas menos, claro.
4. Te sientes como una loca, comentando (sola y en voz alta) una película o un programa de televisión pero eh? Nadie te lleva la contraria, así que discutes poco.
5. Pasas más frío y a veces te sientes un poco sóla...