lunes, 8 de septiembre de 2014

Capítulo 34. Los amores de verano no entienden de inviernos.

Y, tal como llegó, se fue.
Con las mismas ganas, la misma prisa y el mismo miedo.

Fin

1 comentario: