Capítulo 34. Los amores de verano no entienden de inviernos.

Y, tal como llegó, se fue.
Con las mismas ganas, la misma prisa y el mismo miedo.

Fin

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuanto más vieja, más pelleja

Yo he escrito vivencias sexuales y sonaban así...