¡Por fin!

"Hay quien dice que el destino es algo que está fuera de nuestro control. Que el destino no nos pertenece. Pero yo se que no es así. Nuestro destino está dentro de nosotros, sólo tenemos que ser valientes para poder verlo"

Por fin una historia de princesas sin príncipes. De una mujer fuerte que lucha, no por conseguir al hombre, sino para defender su independencia.

Mini-punto positivo: Van hasta el final.  Cuando escuchas: "Nosotros debemos ser libres para escribir nuestra propia historia para seguir a nuestros corazones y encontrar el amor cuando llegue el momento" piensas "sí muy bonito" pero sólo puedes esperar que, siendo una película de Disney, acabe apareciendo de un momento a otro... Y no ¡No hay príncipe! Es de verdad una historia diferente, para trasmitir unos valores que, sean mejores o peores, son otros.

Mini-punto negativo: ¡Las princesas también pueden llevar pantalones! que la niña se pasa la peli montando a caballo, escalando, corriendo en faldas!! Sí, el corsé le molesta, vale, pero no creo que un vestido largo sea tampoco lo más ideal para llevar ese ritmo de vida...


¡Bravo Disney! ¡Bravo MERIda! y ¡Bravo Russian Red!
Sólo cambiando las historias se puede cambiar la realidad.