Capítulo 7. Dulce e intenso


Allí
tu y yo
vivimos juntos
momentos de película,
que nos quitaron las palabras.
En esa casa que no es tuya ni mía,
que nos dejaron prestada,
hemos bailado en la ducha,
jugado al ajedrez en el balcón,
follado con pasión en la cocina,
y dormido en el salón todos días.

Y yo podría vivir así siempre...

Comentarios

  1. uauuuuuu... un siempre, un siempre!!!!!!!!!!!!! :) no es amor de verdad si uno no atisba un siempre*

    ResponderEliminar
  2. Aunque sin tantos lujos y con más humildad siempre podremos hacer lo mismo en el Little Paradise!! Siempre que queramos, siempre que nos escuchemos, siempre que dialoguemos, siempre que nos respetemos... entonces no hay otro camino, siempre nos amaremos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuanto más vieja, más pelleja

Yo he escrito vivencias sexuales y sonaban así...