lunes, 30 de septiembre de 2013

Capítulo 32. Cada vez lo hacemos mejor.

"¿Qué posibilidad tienen dos seres humanos que quieren ser iguales y libres, de mantener la unión del amor? (...) tal vez se encuentren dos paralelas en el infinito, tal vez no (...) ¿Una utopía? Solo su puesta en marcha nos lo enseñará"
El amor en la sociedad de riesgo, Jesús Gómez

 
Me fugué a regañadientes porque sabía que te iba a añorar. 
Tú, aprovechaste mi ausencia para buscar donde hacer nido.
Y, aunque no dejamos de cuidarnos, a pesar de la distancia,
el reencuentro fue algo extraño, por lo extraño que nos vimos. 
Demasiadas impaciencias, poca recepción.
Caimos en un bucle infinito  del que nos costó escalar.
Pero, como siempre, supimos ayudarnos
y en vez de quedarnos con un sabor amargo 
nos llevamos un recuerdo de postal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario