Capítulo 24. Ahorrando hacia el paraíso.

Elliott Erwitt, Valencia, 1952

... Un lugar donde poder hablar contigo cada día, cara a cara, mientras tú enciendes el fuego y yo hago la cena (o al revés).

Nuestro pequeño paraíso
no será del todo perfecto,
(nada es perfecto)
pero seguro que sí muy bonito
(porque no todo es paraiso)




1 comentario: