No estaba muerta, estaba de parranda

No es que haya sido un verano fatal, no.
Ni que mi vida ahora esté más llena pero sea un poco menos interesante.
No es que me sumiese al caos y al desorden, no.
No, tampoco me perdí. Ni estuve hibernando como un oso.

Simplemente me fui.
Pero ya he vuelto...