Pequeña crónica de un pequeño viaje I

Él se echó la guitarra al hombro y se fue. Y a mí la vida me ha dado otro vuelco.
Necesito salir de aquí. Huir. Bien lejos. Y las ganas de vernos que a ella le comen a mí me arden por dentro. Sólo faltaba la otra para organizar la escapada ideal. Compro su ponernos al día + botella de vino en nuestro balcón o en la playa. Nos vamos las tres. Por fin nos veremos y esto va a ser un "autohomenaje al completo. Hablaremos de arte, de cosas abstractas como el amor y sus sucedáneos, mos bañaremos en el mediterraneo, aunque sólo sea mojar la puntita de los pies, y brindaremos por todas las cosas buenas que nos tienen que pasar y por nuestro reencuentro".

De las heridas a muerte yo saco un planazo perfecto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estic confós!!
Si més no gaudeix de l'aigua salada.
Salut reina
mareé ha dicho que…
meri, cariño... además de planazos, de las heridas a muerte te nacen textitos preciosos... <3