Pequeña crónica de un pequeño viaje I

Él se echó la guitarra al hombro y se fue. Y a mí la vida me ha dado otro vuelco.
Necesito salir de aquí. Huir. Bien lejos. Y las ganas de vernos que a ella le comen a mí me arden por dentro. Sólo faltaba la otra para organizar la escapada ideal. Compro su ponernos al día + botella de vino en nuestro balcón o en la playa. Nos vamos las tres. Por fin nos veremos y esto va a ser un "autohomenaje al completo. Hablaremos de arte, de cosas abstractas como el amor y sus sucedáneos, mos bañaremos en el mediterraneo, aunque sólo sea mojar la puntita de los pies, y brindaremos por todas las cosas buenas que nos tienen que pasar y por nuestro reencuentro".

De las heridas a muerte yo saco un planazo perfecto.

Comentarios

  1. Estic confós!!
    Si més no gaudeix de l'aigua salada.
    Salut reina

    ResponderEliminar
  2. meri, cariño... además de planazos, de las heridas a muerte te nacen textitos preciosos... <3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuanto más vieja, más pelleja

Yo he escrito vivencias sexuales y sonaban así...