¿Qué hay de malo en explicar las cosas con ternura? ¿La vida no es ya lo suficientemente dura como para tener encima que masticarla con clavos? Para mí esta película es más que una historia preciosa y no por ello menos profunda. Ha sido bastante bapuleada por la crítica, mayoritariamente masculina, claro. Porque ante un producto de factura tan delicada y, encima, tricotada por un hombre muchos nos saben ni cómo reaccionar.
Por suerte, Carlos Boyero sí tenía algo interesante que decir:
"Todo es transparente, intenso, duro, sentimental y comprensible"
.

1 comentario:

  1. aiiiiii... tendré que verla, entonces :) si la recomienda mi criticona favorita :***

    ResponderEliminar