viernes, 10 de junio de 2011

Hombres que valdría la pena conocer (segunda parte)

Yo también soy libre. Respeto la libertad de Lucinde y ella la mía. Le dejo hacer lo quiera, con la esperanza, digamos, o con la certitud de que no hará nada que me disguste. Si lo que le gusta a uno, le disgusta al otro, sería una locura casars..., vivir juntos ¿no?
Al interesarme por alguien, no siento que traiciono a Lucinde sino que estoy haciendo algo inútil. Lucinde lo es todo, no puedes añadirle nada al todo (...)
Nunca se está absolutamente seguro de nada. Si evitara a las mujeres, si me prohibiera mirarlas o si huyera ante sus avances, entonces mi amor por Lucinde me parecería un deber, no un placer. Si me caso con Lucinde es por el placer de estar con ella, no con otra. La voluntad no tiene nada que ver. Estoy más convencido que nunca.

Jérôme de Le genou de Claire (Eric Rohmer)

3 comentarios:

  1. I tant si valdria la pena conèixer'ls!

    ResponderEliminar
  2. Uy! doncs espera!! que en tinc mes!! jajajaja. Això no ha fet més que començar :)

    ResponderEliminar
  3. esperan la tercera part...

    ResponderEliminar