Hasta que las paredes nos opriman

¿Y si buscásemos sólo el placer de encarcelarnos,
para ser alimentados día y noche.
Día, tras noche, sólo con sexo, y amor.
De sexo con amor.
Por la emoción de saberse privilegiado
en ser el único con potestad de beber del otro
y no dejar escapar ni una gota suya por la comisura de la boca?

5 comentarios:

  1. Llevate alguna galleta, que sino los dias y las noches van a ser pocos, o te lo comeras como la Bea.

    ResponderEliminar
  2. No! no! yo no soy tan agonías!!! Prefiero no comerme la vaca, así tengo leche cada día!! jajajajaja >.<

    ResponderEliminar
  3. leche, sí... eso que no falte... jejejeje n____nUUUUU

    Jo, meri, me encanta... ME ENCANTA *.*

    ResponderEliminar
  4. *o* ¿de verdad? me hace tanta ilusión cuando decís que os gusta... ¡sobretodo tú! No te lo puedes ni imaginar.... ^^

    ResponderEliminar
  5. sí que me lo puedo imaginar... porque a mí me pasa exactamente lo mismo contigo :)

    ResponderEliminar