Bienvenida al año CONDE



And if there's a chance I'll take it
And if there's a risk I'll take it

Hasta ahora, siempre me había gustado hacer una lista de todas las cosas buenas que me habían pasado a lo largo del año. Con lo inquieta que soy, la lista solía hacerse intermibable y siempre necesitaba más papel. Era maravilloso... Pero este año, por primera vez, he decidido hacerlo al revés. Las cosas buenas ya están escritas, tan sólo hay que alcanzarlas. No son muchas, así que seguramente el papel acabará llenándose sólo, sin próponérselo. Y esque siempre aparecen muchas cosas buenas por sorpresa, como la octava maravilla que se ha cruzado en mi camino. Ya, no es la primera que conozco, de ahí que sea la octava. Y sí, siempre acabo por alejarme de ellas, lo se; pero no por eso voy a dejar que el miedo me haga retroceder sin tan si quiera intentarlo. No, porque este es el año CONDE, y en él sí hay lugar para el miedo pero no para la indecisión.

- ¿No cree que estar asustado es señal de que se trata de algo importante?
- Sí, y el que no tiene miedo no se arriega. Si no te arriesgas, entonces ¿qué diablos haces?
How I meet your mother

4 comentarios:

  1. El vent no sabem d'on vindra, ni quina onada portara, pero l'important es navegar...

    ResponderEliminar
  2. Pues ¡a levar anclas y arriar las velas se ha dicho! :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay, terricola de montaña...! Si esto pasa por que la Bea no te quiere llevar en barco... las velas se izan o suben, lo de arriar es para quitarlas... no para que arrie el barco! ;))

    ResponderEliminar
  4. Ouch! ¿en serio? doncs si que vai perduda... n_nU
    todo es culpa de la Bea, que no me lleva, está claro! jajajajaja.

    ResponderEliminar