¡Tralarí, tralará!

Ella no se lo creyó, quizá fue por el subidón de hormonas del fin de semana. Claro, esque confundía bastante... Pero ¡una también tiene derecho a tener sus tropiezos! ¡Ojalá fuese siempre tan fácil ponerse en pie de nuevo! Y, si al llegar arriba vale tanto la pena ver las vistas, no me importaría seguir el consejo de mi buen amigo e ir más a menudo cuesta arriba. Además ¡es muy productivo mirar en el suelo! puedes ver detalles que no habías captado desde las alturas o encontrar tesoritos escondidos entre las piedras. Y total, tampoco es para tanto.... aunque, evidentemente, eso sólo lo piensas una vez has alcanzado la cima.

Ya estoy en casa ^ ^

Comentarios

  1. xo si es que ya lo sabes que me encantas... "encontrar tesoritos escondidos entre las piedras" >.< Y la foto... es brutal!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario