"Vendrá un tiempo en que no sabremos que nombre dar a lo que nos una. Su nombre se irá borrando poco a poco de nuestra memoria. Y luego, desaparecerá por completo"
Marguerite Duras
Hiroshima mon amour


Tiempos en los que no hay tiempo.
Las distancias parecen acortarse y, sin embargo, las hacemos insalvables. Mientras tanto, el amor, la amistad, el deseo tienen mecha diminuta, se consumen al instante. ¡Nena! ¡no tengo todo el tiempo del mundo para ti! ¿no ves que no puedo dedicarte más que un segundo? Hay demasiadas conjeturas donde tendría que haber palabras. Y eso a pesar de que todo lo privado ya es público. No hay secreto, ni misterio, ni encanto. ¡Nene! no te conozco y ya te conozco demasiado... Será que nuestras definiciones de esto no coinciden, no encajan como tampoco encajan las atenciones que nos prestamos.Y si la sangre sube, en vez de quedarse en la entrepierna donde debía, y llega al corazoncillo, ¿qué se supone que debo hacer?
Aquí sobran cuerpos, flujos, fluidos, carne. Te evitan tenerme, me impiden pensarte. Y aunque no queramos renunciar a nada... hay demasiada abundancia para poder mimar algo cuando hay tan poco tiempo.

Comentarios

  1. niiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiceeeee^^

    ResponderEliminar
  2. @.@ preciosa, casi me corro del gusto leyéndote...

    ResponderEliminar
  3. No, no es para nada nice, pero en fin...
    Gracias preciosa, es lo más bonito que podías haber dicho...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuanto más vieja, más pelleja

Yo he escrito vivencias sexuales y sonaban así...