Por el nombre se empieza.

Siempre empiezo por el nombre, no puedo evitarlo. Pero ¿a caso no empezamos todos siempre por el nombre? Es lo primero que decimos cuando nos presentamos, y es lo primero que hemos escrito todos al empezar un blog, no? Es mi puta manía de explicarlo todo lo que me hace empezar por el nombre.
La construcción de género empieza por el nombre. Tus padres te eligen uno en función de tu sexo y éste es el que te va a definir toda tu vida. Hombre! no es lo mismo ser una lola que ser un coco. Porque hay muchos tipos de lolas y de cocos, pero lo que no se puede discutir es su género!
A mí de pequeña me llamaban coco de lo pequeña que era. Y se referían a mí en masculino: el coco. Y es curioso que lo hicieran porque mi nombre real es insultantemente femenino. Pero bueno, el acto en sí era carente de toda lógica porque el apodo iba acompañado de una cancioncilla macabra en la que la violencia de género llegaba a límites insospechados...
Luego llegaron Lola Flores y Coco Chanel, que no son mis heroinas pero me gustan, sobretodo sus nombres. Ah! y lady_ballentines y lady_ginebra, que se resisten a abandonarnos. Pero sobretodo las lolas, la lola que se vende, la pequeña pornstar, la lolita y la little vicius girl. Unas putas todas!


Así que decidido ser una lola con cola, una lady con rabo, un cocolola para que mi nombre no pueda decidir por mí mi género.

Y sí, me gusta la cocacola (sobretodo con ballantines!)

Comentarios

LadyCactus ha dicho que…
tú! Lola con cola! Cuando quieras júntamos tus líquidos con los mios y pensamos nuestro proyecto ;)
LadyCola ha dicho que…
Mmmmmm juntar líquidos...