Monopolígama

Es la tercera noche que sueño con lo mismo. La tercera mañana que me paso hasta las tantas remoloneando en la cama para evitar despertarme. Dormir está siendo últimamente un placer delicioso... El Dios del sexo ha vuelto y me atormenta más que nunca.


2 comentarios:

  1. Y lo que mola montártelo tú sola!!! Las fantasías no decepcionan nunca... bueno...el dios del sexo, por lo visto, tampoco! jejeje...

    ResponderEliminar
  2. Ay! si lo pudiese solucionar con una simple paja... :(

    ResponderEliminar